Mi experiencia de parto inducido

experiencia de parto inducido por colestasis

Mi experiencia de parto inducido

Hoy os traigo mi experiencia de parto inducido por colestasis! Ya os conté en otro post mi experiencia de colestasis durante el embarazo y como un jueves por la tarde me soltaron la súper frase «Vale, pues mañana a las 8.00 ven aquí que te induciremos el parto»

Después de algo así una no pega ojo, os lo puedo asegurar.

Siempre imaginé el final de mi embarazo con cierto romanticismo. Me veía en casa con las primeras contracciones… esa incertidumbre pensando «será una contracción de verdad o no?», esas hormiguitas en la barriga, la indecisión de si ir o no ir al hospital, el churri que conduce a 1000 por hora…

Pues nada, se ve que esa parte me la tuve que saltar. Ya se sabe, la vida real no es un romance =P

Se podría decir que a veces es hasta mejor ^^

Y bueno, así os puedo contar mis 3 días de parto!

3 ?????? Diréis las primerizas!

Pues os voy a contar un secreto. Las madres que hemos parido tendemos a exagerar. Sí. Bueno, no todo, porqué doler duele xD eso con palabras no consigues plasmarlo. Pero si hablamos de 3 días de parto no se trata de contracciones cada 2 minutos durante 72 horas.

Me parecería inhumano!

Yo personalmente cuento 3 días porqué mi parto programado empezó a las 8.00 de un viernes 28 de abril.

Empecemos…

 

Parto inducido con prostaglandinas – DÍA DE PARTO 1

Monitoreo del feto en sala parto

8.00 am – Llego al hospital, me dan una habitación, firmo papeles varios y me bajan con otras 3 chicas en sala parto para controlar la dilatación. A 37 semanas de embarazo estaba dilatada de 2cm y el 50% del cuello del útero aún estaba hacia atrás.

Después me pasé una hora y media en esa sala parto para monitorizar el feto. Una espera infinitaaaaaaa! Sobretodo cuando una no sabe en qué momento va a parir. Ojalá me hubiesen dicho que la cosa iba para largo. Yo me veía esa misma tarde con un bebé entre los brazos…

…espera que me río!

Llevaos un libro, en serio.

 

Inducción al parto con apéndice de prostaglandinas

Como empieza un parto inducido

11.00 Sé que os sonará raro lo de «apéndice«, pero la inducción al parto es bastante simple. Lo pueden hacer usando prostaglandinas u oxitosina (esta normalmente la dejan para el final). Las prostaglandinas te las pueden subministrar de diferentes maneras (óvulos, gel, apéndice…).

Aquí en Italia el apéndice lo llaman «Fetuchina» porqué se parece a ese tipo de pasta. Es como un cordón de zapatillas de deporte que mojan con prostaglandinas y te meten en la vagina. La teoría dice que debería inducir el parto. A nivel práctico es otra cosa…

A mí me pusieron las prostaglandinas a las 11.00 am y me dejaron en la habitación. Empecé a sentir dolor menstrual hacia las 13.00. No eran contracciones! Se parecía a esa molestia que te viene con la regla, solo que de manera continua y con algún pico de dolorcillo agudo.

Poca cosa, pero no se iba.

Esa tarde Papá Oso salió de trabajar y estuvimos dando vueltas por el pasillo. Me ayudó a hacerme una duchita… Que por cierto! Santa ducha! El agua ayudó mucho a calmar la molestia-dolor que tenía.

 

La noche más larga de mi vida

Aunque lo penséis, NO, no parí ese día. Es más, la noche del parto se me pasó más rápido que esta!

Y es que te dejan la «fetuchina» en el cuerpo durante 24h. Yo era primeriza y no sabía si esos dolores eran o no contracciones. Ahora tengo bastante claro que no lo eran. En serio, cuando dicen «si es una contracción lo sabrás» es totalmente verdad. No tiene nada que ver.

Por lo tanto me pasé toda la noche sin pegar ojo porqué no entendía si me estaban viniendo contracciones o no, además estaba nerviosa, porqué iba a parir! Y a todo esto se le añadían los efectos colaterales de las prostaglandinas: la diarrea ácida!

Yo pensé que se debía a mi nerviosismo, pero cuando se lo comenté a la chica de turno me contó que era culpa de la inducción.

Bueno, exasperante la cosa.

 

Parto inducido con rotura de aguas – DÍA DE PARTO 2

Primeras contracciones inconfundibles

Por la mañana me bajaron a la sala parto para un monitoreo infinito de 1 hora y media, control de dilatación y del cuello del útero. Nada, todo seguía igual.

12.00 Deciden romperme las aguas manualmente. VAYA PERCAL! Agua por todas partes! Pero cuantos litros llevaba yo en la panza??? Después me trajeron el almuerzo. La verdad es que comí poquísimo, no me apetecía demasiado… y eso fue un ERROR! Me quedaba la parte más dura y privé a mi cuerpo de un mínimo de energía!

13.00 (aprox) empezaron las primeras contracciones. Eran inconfundibles. Eso sí que dolía… y además seguía el patrón que había leído por todas partes: se trata de un dolor que va en aumento hasta un pico en qué crees que explotas, pero justo en ese momento empieza a disminuir. Pasé de 0 contracciones a 1 cada 4 minutos.

Realmente me alegré. Finalmente algo daba resultado! Además, aunque fuesen muchísimo más dolorosas, entre una y la otra me sentía completamente normal, no como las prostaglandinas que eran una molestia continua y además frustrante!

Me pasé con esas contracciones cada 3-4 minutos 6 horas. No se me hizo larguísimo, aunque cada vez eran más potentes y continuas, eso sí. Lo que me agobió un poco fue el hecho de tener que estar a medio metro de la camilla, porqué al ser un parto inducido debían monitorear el feto continuamente. Así que no podía irme como las otras parturientes a dar un paseillo por el pasillo.

Cosa que habría ayudado mucho mentalmente!

sala parto monitoreo

Epidural porfavor!

19.00 – Al cabo de esas 6 horas me tocó el tan esperado control de la dilatación. Pensé que con tanto dolorcillo debería estar al menos de 7cm…

PUES NOOOOOOOO

En total, después de esas malditas 6 horas, más todo el día y la noche anterior me había dilatado solamente 3 cm!!! TRES!!!!

Mi cerebro calculó automáticamente una regla de tres… si en 6 horas me he dilatado 1cm, para llegar a 10cm necesito 42 horas más.

Me muero xD

Se acabó! EPIDURAL POR FAVOR!

A tomar por saco todo mi «plan de parto«, total, ya con la inducción me habían quitado bastantes ilusiones, por lo tanto ya no cambiaba mucho la cosa.

Siempre pensé en resistir todo lo posible para conseguir un parto totalmente natural. Pero con una inducción el cuerpo no está preparado así que obligarlo es complicado.

Llevaba 2 noches sin dormir, casi no había comido, contracciones súper seguidas pero totalmente INÚTILES! y me quedaba lo peor… llegar a 10cm y todo el parto activo.

DROGA POR FAVOR!

Os daré un consejo. Si queréis la epidural, sed pesadas. En algunos hospitales son muy «pro parto natural» y a veces te llevan a ciertos extremos que … sinceramente, preferiría que escuchasen un poco más a la mujer.

Yo insistía cada vez que entraba la obstétrica. Por suerte, la noche anterior me había avisado la compañera de habitación «insiste, porqué sino no te la van a poner». Ella tuvo un parto… digamos, no muy bonito.

 

Epidural sí o no?

Sé que algunas podréis pensar en los efectos negativos que podría tener. De hecho antes de esas 6 horas me daba más miedo ponérmela que el dolor del parto. Solo en pensar DONDE tenían que pinchar ya me desmayaba. Pero en ese momento la situación había cambiado.  De todos modos también he leído de todo sobre los efectos secundarios de la epidural o sobre una epidural mal puesta.

No creo que haya una solución correcta… conmigo se trataba de un parto inducido y yo no podía más. Así que escuché el cuerpo en vez de la cabeza y la pedí repetidamente.

 

El dolor de las contracciones de 3cm era soportable?

Sí. Súper soportable. Dolía bastante, no se trata de un pinchacito y ya está. Pero ese nivel de dolor aún me permitía respirar mientras subía la contracción (menos en el pico de dolor, ahí ni aire me entraba) y además no había perdido el control de la situación.

Supongo que lo peor que te puede pasar en ese momento es perder la cabeza. Hay que estar concentradas y pensar que de una manera o de otra el bebé va a salir de esa barriga xD Osea que «no problem». Podemos tardar más o menos, pero ahí no se va a quedar hasta los 20 años. Si la cosa se pone fea, cortecito y se acabó la tontería.

Estamos muy protegidas y controladas en los hospitales. Si una cosa tenía clara es que era inútil tener miedo bajo la supervisión del personal hospitalario. Me daban mucha confianza.

Así que…

Consejo 2: elegid bien el hospital donde queréis dar a luz. Dependerá siempre del tipo de personal que os encontréis ese día. Pero hay hospitales y hospitales.

 

Los efectos secundarios de la epidural que no me esperaba

Finalmente llegó mi ángel, el anestesista…

No me inspiraba mucha confianza, parecía un muñeco hecho de cera, serio, anestesiado todo él xD Pero quería su droga.

Me senté. Empezaron a ponerme un montón de pegatinas en la espalda. Me anestesiaron la zona, noté solo un pequeño pinchacito. Cuando hizo efecto llegó EL MOMENTO.

Pasé una contracción y me tumbaron de lado. La obstétrica me sujetó los brazos y el anestesista pinchó.

Reconozco que es peor leerlo que vivirlo. Sentí solo algo que entraba en el cuerpo, pero nada doloroso. Fue rapidísimo.

 

¿Cuánto tarda en hacer efecto la epidural?

Fue prácticamente instantáneo! La primera contracción después de la anestesia la noté como un pinchazo.

Pero también llegaron bastante rápido los efectos secundarios: se me empezaron a dormir las piernas. Eso no me lo esperaba! Me quedé así hasta que se me fue el efecto. Ni siquiera me dejaban ir al baño para que no me cayese redonda por el suelo.

También recuperé el hambre. Ohhhh me vino una hambre increíble! Pedí un bocadillo, pero no me permitían comer porqué estaba de parto.

 

¿Y los efectos secundarios negativos?

Al cabo de unos 10 minutos de ese pinchazo empecé a temblar a causa de la epidural. Pero a temblar de manera exagerada, muchísimo. Papá Oso me soltó:

«Oye, pero esto es normal?»

y la menda «yo que sé, llama a la obstétrica y se lo preguntamos xD»

Se llamaba Luisa. No se me olvidará jamás su nombre. Se me quedó mirando fijamente durante unos 5 minutos sin abrir la boca. No tenía otros síntomas. Después dijo:

«Ahora vengo»

Se fue caminando, pero cuando llegó la puerta echó a correr (como conseguir que no cunda el pánico xD). Yo estaba la mar de tranquila, pero vi la cara de Papá Oso y me entraron las dudas. Luisa volvió con el anestesista, la ginecóloga y otro par de obstétricas. Creo que todo el reparto estaba ahí delante. Echaron al maromo de la habitación. Tengo que reconocer que un poco sí que me cagué de patitas para abajo (perdón por el eufemismo).

Tenía la presión por el suelo, estaba pálida, así que me pusieron algo por vena (suero? droga? a saber!). A los 10 minutos dejé de temblar. En todo este percal el bebé seguía bajo el control de los monitores, y estaba la mar de bien.

 

Segunda dosis de epidural

Cerré los ojos para descansar, pero a los 2 minutos empecé a sentir dolor. Pensé «jolines, no dura nada esta anestesia!» y Papá Oso «pero si has dormido 3 horas!»

Sin comentarios.

Pedí una segunda dosis. Volví a temblar, pero esta vez muy poquito. La obstétrica empezó a ponerme oxitocina por vena.

En el monitor de las contracciones veía como cada vez subían más de intensidad pero no bajaban nunca a 0! Por lo tanto sin epidural no habría tenido descansos entre una y la otra. Sino un dolor continuo con picos más intensos.

Gracias al cielo que me la puse.

Entonces entendí a una amiga que le tocó pasar por un parto con oxitocina sin epidural. Eso sí que es salvaje y antinatural (de ahí mi consejo de elegir bien el hospital).

Conseguí dilatarme 5cm en 1 hora. Qué satisfacción!

 

¿Cuándo y como empezar a empujar en el parto?

Eso me preguntaba yo antes de parir!

Traigo buenas noticias! Te vas a dar cuenta! ^^

Es un poco como cuando haces caca… si yo te preguntase «oye, y como sabes cuando empujar?» verdad que la pregunta te parecería estúpida? Sale solo no? Sientes un estímulo y plof!

(xD me van a echar del mundo bloguer)

Bueno, pues parir es igual, pero más chulo! Notas que la niña empuja desde dentro y tu simplemente te pones a empujar.

 

El momento de los empujes bajo epidural

Bueno, el caso es que al poco tiempo de la segunda dosis de epidural empecé a notar que el bebé empujaba desde dentro. Presionaba poquito y me vino el estímulo de empujar a mí también.

Recuerdo como sin decir nada empecé a empujar silenciosamente, sin cambiar cara. Estaba por ahí cerca la obstétrica y no tenía intención de que se enterase que había llegado «el momento» porqué no quería que me negase la epidural si sentía demasiado dolor.

Así que no dije nada xD (me estoy riendo mientras lo escribo).

Al cabo de unos 15 minutos me controlaron la dilatación y confirmaron lo que ya sabía, ya podía empujar… «no me digas! XD?».

 

Periodo de expulsión ¿Y si sale la caca?

El periodo de expulsión duró 1 hora y fue FANTÁSTICO!!!!!

Los médicos me decían cuando empujar, pero vamos, ya me venía solo. Supongo que si te acaban de poner la epidural o una dosis muy fuerte puede que no sientas los empujones del bebé. En ese caso sí que necesitas las indicaciones.

Durante un buen rato empujaba con todas mis fuerzas pero ahí no se movía nada… era un poco frustrante. Al cabo de un rato me dijeron que era peludita porqué le veían el cogote! Y añadieron «toca toca ya verás»

WAWWWWWW QUÉ FUERTE! Tenía una cosa dura entre las piernas (aún no había salido por eso).

Continué a empujar. Recuerdo que me dijeron «bien, ahora has llegado a uno de esos puntos en qué el bebé ya no vuelve hacia atrás». Eso me confortaba bastante.

Además cada vez que empujaba la obstétrica me ponía un trapo mojado entre las nalgas. No sé si para que no saliese nada más de ahí o para prevenir hemorroides. Pero tengo que decir que agradecí que tapasen ese agujero xD

 

Periodo de expulsión – ya sale el bebé!

Hubo un momento que jamás olvidaré… cuando la obstétrica se puso una bata, gorro y empezó a preparar cacharros!

Ohhhhh! Esperanza!!!! Ya casi estábamos!

Me faltaba el empujón para sacar la cabeza pero no había manera! Luisa me preguntó si hacía deporte, porqué se ve que mi perineo era muy tónico.

Que cosas…

Después me dijo «Tengo que hacerte un cortecito»

Sí sí… un cortecito… cuando horas después fui al baño a lavarme descubrí unos puntos que iban de un agujero a otro… Menos mal que estaba anestesiada.

Otro empujón con colaboración de una ginecóloga que pressionó sobre mi barriga y FINALMENTE!!!! SALIÓ LA CABEZA!!!!

Yo no sé si será bonito o no para una que está pariendo sin epidural, pero para mí fue INCREÍBLE sentir como salía la cabecita de mí!

No me lo creía. Después me dijeron «a la próxima contracción empujas que saldrá el cuerpo. Pero yo, que soy súper impaciente pensé «y un cuerno que me espero xD», así que empujé con todas mis fuerzas y salió el resto!!! Esa sensación fue un espectáculo… increíble, maravilloso!

Lo habíamos conseguido, mi hija y yo, en equipo!

 

El final del parto y mi consejo!

Tal y como salió de mí me la colocaron sobre la barriga. Aún recuerdo esa cosita húmeda y calentita, piel con piel. Al cabo de poco me la quitaron, papá cortó el cordón y se pusieron a coserme mientras el pediatra revisaba a la peque.

MI CONSEJO EXISTENCIAL: No cometáis mi mismo error por favor… cuanto me arrepiento de no haber hecho una cosa. Algo tan simple! Mirarla!

Cuando me la apoyaron sobre mi barriga yo estaba tumbada, extenuada, así que no la veía por debajo de las gafas (me faltan 8 dioptrías). No sé porqué no se me pasó por los sesos levantar un poco la cabeza! Supongo que estaba respirando después de casi 3 días de parto.

De todos modos me arrepiento de ese momento. Cuando os toque a vosotras pensad en mí y mirad por favor!

Expulsión de la placenta y se acabó el parto!

No recuerdo bien si fue antes o después de cortar el cordón. Pero me pidieron un último empujón para sacar la placenta y en ese momento me mareé. Se me fue la cabeza.

Estuvieron un buen rato cosiéndome. Yo creo que unos 15 – 20 minutos. De hecho llegó un momento en que les pregunté «¿todo bien ahí abajo?».

La Pies Descalzos nació a las 3.33 am de un domingo. Pesó 3,070 kg y medía 49 cm.

Cuando acabaron con la costura me colocaron en otra camilla, me dieron a mi pequeñaja que me miró directamente a los ojos. Jamás olvidaré ese gesto. Después se enganchó a su teta con gran fuerza… y en ese momento empezó nuestra nueva vida.

 

Próximamente os hablaré sobre nuestra primera hora juntas, como fue mi subida a planta y qué cambiaría para mi próximo parto ^^

Si tenéis ideas para regalar a las abuelas, dejádmelas en los comentarios! ^^

Para una maternidad innovadora, respetuosa y creativa…

!SUBSCRÍBETE!

ESCRIBE AQUÍ TU MEJOR E-MAIL ^^

Volver al inicio

Si te ha gustado este artículo quizás te puedan interesar

Lo mejor de la lactancia prolongada

Test de embarazo caducado – da positivo!!!

Síntomas de embarazo la primera semana

Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

No olvides COMPARTIR el post 😉
mimitosenelcaos
mimitosenelcaos@gmail.com

Hola! Soy Nai, una madre bloguera! Amante de una maternidad innovadora, creativa y una crianza respetuosa. Te cuento mis trucos, experimentos y mi experiencia sin filtros con un toque de humor! Lista para una maternidad diferente?

No Comments

Post A Comment