Amor de madre. La química que no me esperaba!

amor de madre

Amor de madre. La química que no me esperaba!

Primero recibes todo el amor del mundo de parte de tus padres y después… después llegar el amor quiceañero que es una bomba hormonal, mejor que cualquier otra droga, más adelante puede llegar el enamoramiento más maduro, y después… después llega tu cría, tu eres una leona y te pirras por tu niña porqué (por cuestión de química) TE HAS ENAMORADO! Amor de madre a tope!

 

El primer amor de mamá, te cuento…

Te enamoras de ese chico y es alucinante. Las primeras veces son preciosas, mágicas, no ves nada más en el horizonte porqué lo que tienes delante es más que suficiente.

Cuando te enamoras todas las canciones se ajustan perfectamente a ti. Me encantan «All of me» de John Legend, «Perfect» y «Thinking out loud» de Ed Sheeran. Escucho poca música desde que nació Mimi, pero estas canciones me pone los pelos de punta. Empalagosas pero a mi me entran por vena no puedo evitarlo. Si además son en acústica… W-A-W ya tenemos el pastel montado xD

Enamorarse… esa sensación fuera de todo lo terrenal. Por eso el mundo está repleto de libros, películas, canciones, historias que hablan de ello. El amor es lo más ancestral que podemos encontrar, pura magia, un hechizo incomprensible que engancha a cualquier tipo de persona.

Él es perfecto, él es él, lo es todo, no necesitas nada más. Solo su abrazo, su calorcito, su olor, una sola caricia suya, estar a su lado sin despegarte de ese maromo que te vuelve loquita!

Y esas risas… no sé como nació vuestro amor pero seguro que fue a base de risas, disparates y estupideces. Cuando estamos bien continuamos jugando como niños, persiguiéndonos por casa a mordiscos o lametones hasta que alguien acaba haciéndose daño xD (ovviamente).

Pero seamos francas, ese enamoramiento del primer año es una pasada. Y sabemos todas que no vuelve. Lo sabemos porqué hemos tenido desamores para después volvernos a enamorar y sentir de nuevo ese remolino interior, esa droga, esa química que te hace olvidar todo lo demás y vivir en un nube para dos.

 

Cuando pensabas que ya no volverías a sentir esas mariposas…

No vuelve hasta que tienes un hijo. Y a eso sí que no me habían preparado. Ese enamoramiento, esa química poco a poco crece hasta que te ves inundada sin siquiera darte cuenta. Estás nuevamente enamorada cuando creías que jamás habrías vuelto a sentirte así.

No es exactamente como el amor adolescente que sentiste por ese chico porqué esta vez está todo mezclado con el instinto animal de madre protectora, devoción, admiración por esa criatura que ha salido de tu cuerpo.

Otro W-A-W… increíble.

Y como el resto, esta vez también se trata de una sensación animal. Que en el fondo son las que más molan. Esas que no podemos explicar con palabras.

Cuando me vine a vivir con Papá Oso todos me decían «pero si no habláis bien la lengua entre vosotros como vais a conseguir hablar de cosas importantes sin poder matizar?». Pues porqué para mí la vida es más simple «me gusta» o «no me gusta», lo esencial es invisible a los ojos y a la mente. Se trata de sentir sin explicaciones.

Lo bueno del amor es que la ciencia nunca podrá atraparlo.

 

Droga sin límites

Y es cierto.

Toda esa droga se acaba. Cuando estás dentro parece que nunca vaya a terminar, imposible. Pero antes o después ese momento llega.

Lo curioso es que deja huella. Donde hubo llama quedó ceniza. Y esa ceniza de vez en cuando se enciende. Cuando estás relajada, cuando sin darte cuenta das con momentos de despreocupación, mente en blanco, te hacen reír y vuelves a conectar con todo.

Con el primer amor y con el segundo… Los amas constantemente, pero en ese preciso momento vuelve un chute de enamoramiento. Y eso que creías que se había extinguido se te planta delante. Porqué si realmente te amas, esa ceniza no te va abandonar.

Bueno, esto vale pare le primer amor.

Porqué el amor por un hijo no tiene nada que ver. Ese enamoramiento lo tienes siempre a flor de piel. Eres madre, esa es tu cría. Así que en medio de la montaña rusa diaria de la maternidad harás un montón de subidas hasta esas nubes…

Cuando por distracción verás a tu peque y te emocionarás, así por nada, porqué ahí está. Porqué ves sus deditos pequeños pero creciditos, esa mente que ha aprendido por magia, ese cogote que querrías morder vete a saber porqué, esa sonrisa que te vuelve loca, la barriguilla aún hacia fuera para recordarte que hace nada era un bebé…

Es cierto, el enamoramiento dura relativamente poco… pero el amor marinado con un poco de adicción incontenible es una experiencia bestial.

Y ese «mama» dulce. Esas salidas que no te esperas como un «yo quiero mucho mía teta» o un beso en la rodilla espontáneo porqué te has hecho daño, ver como juega con sus muñecos a hacerse mimitos, escuchar como con 2 añitos lee sus libros, chilla y se ríe sola, verla feliz, ver como crea lazos, que crece sana, sus travesuras, cuando corre para escapar de ti con cara de pilla, ese «yo sola!» que te suelta, o ese «mama NO» dando una patada al suelo…

Si es que a veces no me movería de la silla, me pasaría horas viendo mi creación. Y lo único que le pido de más a esta vida es que me de el suficiente tiempo para poderla ver crecer. Porqué es lo que más gusto me da del universo.

 

Yo y vosotros

Y si encima juntas todo… un padre que es para ti una persona que ohhhhh… más tus hijos, la cosa que más vas a querer en toda tu existencia… de ahí sale una mezcla imposible de igualar. Te sientes la persona más afortunada de la faz de la Tierra. Te preguntas como es posible que hayas tenido esta suerte, como consiguen tirar hacia delante los demás, que sentido deben dar a sus vidas, porqué la familia que has creado para ti lo es todo y el resto te da simplemente igual.

Perdonad la empalagosidad de hoy, es que me han dado chute de amor, mezclado con relax y despreocupación, que es cuando fluyen más las cosas y dejan ver con más claridad.

 

¿Alguna otra enamorada por aquí?

Si quieres saber más sobre una maternidad innovadora, respetuosa, creativa y sorprendentes métodos educativos que no conocías…

!SUBSCRÍBETE!

ESCRIBE AQUÍ TU MEJOR E-MAIL ^^

Volver al inicio

Si te ha gustado este artículo quizás te puedan interesar

De madre a hija – mi regalo para ti

Si las que no son madres supieran

Lo más difícil de ser mamá

Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

No olvides COMPARTIR el post 😉
mimitosenelcaos
mimitosenelcaos@gmail.com

Hola! Soy Nai, una madre bloguera! Amante de una maternidad innovadora, creativa y una crianza respetuosa. Te cuento mis trucos, experimentos y mi experiencia sin filtros con un toque de humor! Lista para una maternidad diferente?

No Comments

Post A Comment